6 ene. 2014

Silencio


Cuando hay mucho para decir el silencio termina siendo la respuesta indicada. 
Hagamos un ejercicio: Consideremos al silencio no como la ausencia solo de sonido, sino de pensamientos y sentimientos. La nada... El silencio de la conciencia, entendiendo a esta como nuestra gran conectora con el mundo exterior.
Debo reconocer que muchas veces me resulta muy difícil detenerme en el silencio. Pero cuando lo hago, la conciencia, el alma o lo que carajo sea que es lo que realmente hace que sea quien soy... se relaja, se da un rico baño tibio con aromas deliciosos... Dandole paso aun momento de un disfrute cuasimágico... 
No, no te confundiste, esto no es una clase de yoga y escribe la misma retorcida de siempre... 
4 minutos 36 segundos... Parece poco, pero no siempre durar es mejor que arder. 
Abrí el agua tibia, poné play... las imágenes y los sonidos van a hacer el resto...

Let it be.