18 ago. 2014

Escalera



Mi espacio favorito dentro de cualquier obra de arquitectura.
Le asigno formas raras, ubico en el medio, pinto de rojo o lleno de agua...
Será que me gusta su función de conector.
Su condición distinta al resto.
No es pared, no es piso.
No es arriba, no es abajo.
Es un puente en el espacio...
Que invita al movimiento.
Que exige una elección.
Limbo entre dimensiones.
Rechazo los espacios intermedios, despotrico contra los grises, no puedo evitar asociarlo con la tibieza. Y la tibieza me exaspera.
Pero ella no, ella logra ser intermedia sin ser gris, sin ser tibia.
Es transición. Es seductora.
Una seductora transición que no se queda quieta o un simple espacio mas como cualquier otro.
Quien sabe..

13 ago. 2014

Volar


No hace mucho me dijeron "Sos re conurbana" y creo que difícilmente alguien vuelva a encontrar un adjetivo que cuadre tanto como desenlace de lo que soy. Y claro, digo desenlace, porque no me gustan los estigmas ni los prejuicios. Es consecuencia, no es causa.
Me gusta la cerveza, los beatles, el mate con café y el cine. Este ultimo proviene quizás de mi enorme condición conurbana. En un barrio que duerme la siesta y en plena crisis del 2001, recuerdo que no quedaba mucho por hacer mas que aferrarse a los libros, la radio (no eran tiempos de comprarse cd's) y el canal 365, al cual le debo gran parte de mi amor al arte.
Ya que en esos tiempos, teníamos un solo televisor en la casa y ese mismo se dispuso un día sintonizar un solo canal de cable, cosa extraña, porque ni siquiera contábamos con ese servicio.
El Canal 365 pasaba las 24 hs todo tipo de clásicos, cine europeo e interminables horas de propagandas de Sprayette.
Crecer en esas épocas y que en la adolescencia llegue internet a tus manos es una gran ventaja, ya que se convierte en una enorme herramienta.
Me declaro una investigadora obsesiva, quizás por las incansables repeticiones del Canal 365 o porque sin hacerlo vuelvo a sentir el aburrimiento de aquellas épocas.
Pero cada vez que encuentro algo que me gusta, lo exprimo al máximo hasta dejarlo seco y encontrar un nuevo destino para mi mente.
Es así como entro a mi vida Eliseo Subiela, su sutil crudeza y esta hermosa demostración inception de arte, dentro de arte, haciendo arte que hoy les comparto.
Nada tiene que ver con nada o todo tiene que ver con todo. Pero ya los tengo acostumbrados.